Almejas a la marinera

Un plato típico en Galicia, sobretodo en la zona de las Rías Baixas, donde se realiza el marisqueo de la almeja. Es frecuente en los menús de celebración en casa y por supuesto, en las fechas navideñas.

Una receta fácil, rápida y que asegurando un buen producto, triunfareis sin duda en la mesa ante vuestr@s invitad@s.

Ingredientes:

1 Kilo de almeja gallega
2 cebollas medianas
2 dientes de ajo
2 cucharadas soperas de harina
1 cucharada (postre) de Pimentón de la Vera
1 cucharada de perejil fresco picado
1/2 vaso de vino blanco
1/2 vaso de agua de la cocción de las almejas
Aceite de oliva virgen extra
Sal gruesa y sal fina

Dificultad: fácil
Para 4 personas
Tiempo: 30 minutos

Como os recomiendo siempre, la calidad del producto va a repercutir más tarde en el sabor de la receta. Las almejas, mejor de Galicia, así os aseguráis una buena calidad y un resultado final inmejorable. Para esta receta hemos usado almeja rubia gallega, una buena elección en calidad-precio.

 

Preparación de la receta

1. Lavamos las almejas bajo el grifo. Las introducimos en un recipiente con agua, que cubra las almejas, y un buen puñado de sal gruesa (50 gr./litro). Las dejamos ahí al menos 2 horas, para que expulsen la arena que puedan traer. Pasado el tiempo, volvemos a lavarlas, y reservamos.

2. Picamos la cebolla en brunoise pequeña y el diente de ajo bien fino.

Almejas al vapor:

3. En una cazuela con un poco de agua (unos 50 ml.), echamos las almejas y las abrimos a fuego fuerte. En unos minutos estarán listas. Retiramos la cazuela del fuego, y las reservamos junto al agua de la cocción.

Salsa marinera:

4. En una cazuela ancha, con aceite de oliva, sofreímos el ajo y la cebolla. Pasados 5 min., añadimos 2 cucharadas de harina, mezclamos, y cocinamos un par de minutos. Así eliminamos el sabor a harina cruda.

5. Retiramos un momento del fuego, para añadir 1 cucharada rasa (de postre) de Pimentón de la Vera, mitad picante y mitad dulce. Mezclamos bien y procurando que no se queme el pimentón.

6. Vertemos ahora 1/2 vaso de vino blanco y 1/2 vaso de agua de la cocción de las almejas. Mezclamos bien, evitando que se formen grumos.

7. Añadimos las almejas (previamente abiertas). Salamos al gusto, y cocinamos a fuego medio-bajo durante 10 minutos. Queremos que espese la salsa y coja la textura deseada.

8. Como toque final, picamos bien el perejil fresco y espolvoreamos por encima.

Un rico pan artesano para chupetear en la salsa, un buen vino blanco gallego (de una las 5 DO gallegas), y la fiesta en la mesa ya está lista 🙂

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

2 comentarios

  1. Theodore Kord

    Tienen muy buena pinta. ¿Debo suponer que las almejas se añaden en el punto 7? Es que no lo indicas, ¿se da por sobreentendido? Es eso o que mi comprensión lectora cada día deja más que desear

     

Hacer un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*