Guiso de mejillones y patatas

Guiso de mejillones y patatas
Puntúa esta receta

El Mexillon de Galicia es un producto de primera, disponible todo el año y nunca defrauda su calidad y sabor. Una malla de 2Kg puede estar entre los 2/3 euros. Así que es auténtico clásico en casa, y además nunca falla.

Hoy os proponemos este Guiso de mejillones lleno de sabor, muy fácil y con ingredientes sencillos. Un sofrito, unas patatas, los estupendos mejillones gallegos y listo un platazo de quitarse el sombrero.

Ingredientes

  • 2 Kg de Mexillon de Galicia
  • 4 patatas medianas (1 Kg en total)
  • 1 cebolla mediana
  • 1 pimiento rojo
  • 1 tomate maduro
  • 1/2 calabacín
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de café de Pimentón de la Vera (dulce o picante)
  • Vino blanco
  • Sal fina
  • Aceite de oliva virgen extra

Para 4 personas
Dificultad: fácil
Tiempo: 35 minutos

Paso a paso del Guiso de Mejillones

  1. Limpiamos los mejillones bajo el grifo, retirando las barbas. En una cazuela, vertemos un buen chorro de vino blanco, añadimos los mejillones, tapamos y ponemos a fuego fuerte. En un par de minutos se  abrirán los mejillones.
  2. Dejamos enfriar un par de minutos. Los separamos de las conchas, dejando 5/6 para decorar. Colamos el caldo resultante. Reservamos todo para más adelante.
  3. Picamos las verduras en dados pequeños (brunoise). En una cazuela ancha y plana, pochamos todo, con un chorro de aceite de oliva. Cocinamos durante 10 minutos a fuego medio. Salamos al gusto.
  4. Añadimos una cucharadita de Pimentón (dulce o picante), mezclamos. Pelamos las patatas, las “cascamos” con el cuchillo en trozos pequeños (un bocado), y las incorporamos a la cazuela.
  5. Vertemos el caldo, y  añadimos agua si es necesario. El líquido debe de quedar a ras de las patatas. Cocinamos unos 15 minutos a fuego bajo (que haga chup chup), hasta que las patatas estén listas. Probamos de sal y rectificamos si es preciso.
  6. Finamente, añadimos los mejillones (sin concha) al guiso. Retiramos del fuego y dejamos reposar 3/4 minutos.


Decoramos con algunos mejillones con concha, que habíamos reservado. Servimos caliente en la mesa, directamente en la cazuela.

 

Y no os olvidéis de un buen pan de bolla, artesano, porque este guiso os va a pedir rechupetear en la salsa. Está delicioso, ya me contaréis…


 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*