Pularda del Convento rellena

Pularda del Convento rellena
Puntúa esta receta

En fechas cercanas a las Navidades, estamos tod@s dándole vueltas a los dichosos menús familiares. El horno suele ser nuestro gran aliado, y esta receta de Pularda del Convento rellena es una gran opción.

La empresa ourensana Coren comercializa la Pularda del Convento, que recibe su nombre debido a que es criada en el convento de Santa Clara de Allariz (Ourense). Un ave de carne delicada y tierna, especialmente criada de cara a las fechas navideñas.

Esta receta va perfecta para las comidas/cenas navideñas, con la familia o amigos. Una vez preparado el relleno, el proceso no tiene complicaciones, y tan solo tendremos que vigilar nuestra Pularda del Convento en el horno.

Os recuerdo que debéis hacer la reserva de la pularda con al menos 3-4 días de antelación para que os la sirvan, ya que hay pocos ejemplares y se distribuyen bajo pedido. Podéis consultar los puntos de venta en su web.

 

Además del paso a paso detallado en el formato habitual, también podéis consultar la video-receta. Comprobaréis que es más sencilla de lo que se piensa.

 

Ingredientes:

1 Pularda del Convento (COREN), sobre 2,5 Kg.

Para el relleno:
1 cebolla grande
250 gr. de champiñones
2 manzanas
100 gr. de ciruelas pasas (sin hueso)
100 gr. de orejones
50 gr. de piñones pelados
100 ml. de Oporto
1 naranja

Para la salsa:
150 ml. de Oporto
Zumo de 1/2 naranja

Para el macerado:
3 dientes de ajo
Perejil picado
Aceite de oliva virgen extra
Sal fina

Para 8/10 personas
Dificultad: media
Tiempo: 3 horas (proceso completo)

Preparación de la receta

El macerado

Comenzaremos preparando un macerado para aliñar la pularda con anterioridad, para que vaya adquiriendo “sustancia” y al mismo tiempo ablande un poco la carne.

En un bote de cristal o “biberón” introducimos 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, los ajos y el perejil bien picados. Salamos al gusto. Agitamos con fuerza el recipiente para que emulsione el contenido, untamos la pularda con el líquido y dejamos macerando.

La salsa

En un cazo vertemos 150 ml. de Oporto y calentamos, exprimimos el jugo de media naranja, removemos para que se integre todo bien. Dejamos a fuego bajo durante 2 min. y reservamos. Con esta salsa regaremos la pularda mientras esté en el horno.

El relleno

Picamos la cebolla en brunoise. Pelamos, quitamos el corazón y cortamos en dados las manzanas. Cortamos los champiñones en láminas.

En una sartén amplia, vamos cocinando por pasos: cebolla, manzana, y champiñones. A continuación las ciruelas, los orejones y los piñones. Salamos al gusto.

Vertemos el Oporto (100 ml.) y cocinamos a fuego bajo/medio unos 15 minutos, para que se vaya pre-cocinando el relleno. Retiramos y dejamos atemperar.

El horneado

Precalentamos el horno 10 minutos a 180º C, función calor total.

Colocamos la Pularda del Convento en una bandeja para horno. Retiramos las porciones de grasa que encontraremos en su interior. La rellenamos, y en el agujero que nos queda, colocamos la media naranja que tenemos sobrante de la elaboración de la salsa. De esta manera no se saldrá el relleno. Si nos sobra relleno, lo reservamos y lo incorporamos en el emplatado final.

Vertemos la salsa de oporto en la bandeja, que hará que no se nos seque la carne y también la utilizaremos para regar la pularda. Los ejemplares de Pularda del convento suelen pesar entre 2,5 y 3 Kg, por lo que hornearemos 45 min por cada kilo de peso. Durante todo el proceso, regamos la pieza cada 20 min con la salsa de la bandeja. Si comprobamos que queda poco líquido,  añadimos algo de agua.

Estaremos atentos para que no se nos queme la piel en exceso. Si es el caso, tapamos con papel aluminio. Los últimos 20 minutos, apagamos el horno para aprovechar el calor residual y de paso ahorramos energía. Terminado el tiempo total, dejamos otros 15 minutos reposando en el horno.

Como guarnición para el plato, podéis hacer un puré de patata y castañas, unas verduras salteadas, arroz blanco, patatas asadas, etc. Esto lo dejo al gusto de cada uno.

Podéis servir ya troceada en la mesa, pero lo más visual es realizar el trinchado a la vista de los comensales. Separamos los muslos, las alas y luego vamos fileteando la pechuga, en diagonal. Acompañad la porción de pularda con un poco de relleno y la salsa resultante del horneado.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*