Ñoquis o Gnocchi con salsa pomodoro

Los Gnocchis o ñoquis en castellano,  son un tipo de pasta originaria de Italia, donde se elaboran principalmente con patata. Es un plato muy típico de la gastronomía transalpina aunque también está muy presente en otras cocinas como la argentina, llevados por los italianos que emigraron al otro lado del Atlántico.

Su origen proviene de finales del siglo XIX cuando los campesinos italianos vieron incrementado enormemente el precio de la harina de trigo, y decidieron usar el puré de patata como sustituto ideal de la pasta.

Podemos encontrarlos en las tiendas ya preparados para cocinar pero en el post de hoy vamos a elaborarlos artesanalmente en casa, de una manera sencilla y práctica, acompañados de una salsa típica italiana basada en el tomate o “pomodoro” en italiano.

Ingredientes para los Gnocchis:

1 kg de patatas
200 gr de harina
2 yemas de huevo
Nuez moscada
Sal

Ingredientes para la salsa:
Tomate natural entero pelado
3 cebolletas
2 zanahorias
2 dientes de ajo
Sal, perejil y albahaca

Para 4 personas
Dificultad: Media
Tiempo: 1 hora

Preparación de la receta

Las patatas: como primer paso las lavamos en agua fría para retirarles cualquier resto de tierra o suciedad que puedan tener. Escogeremos patatas que tengan un tamaño similar para que se cuezan todas de igual manera. Las pondremos a cocer en agua hirviendo aproximadamente 20-30 minutos dependiendo de su tamaño, y sin quitarles la piel, para evitar que absorban agua durante la cocción (por si solas ya contienen un 75% de agua en su composición).

Para saber cuándo están en su punto óptimo de cocción las pinchamos con un tenedor y éste debe de entrar y salir sin dificultad. Una vez cocidas las reservamos en una fuente para que reposen unos 10 minutos.

Pasado este tiempo las pelamos y las dejamos enfriar mínimo otros 10 minutos para que se templen. Esto es importante para que más tarde no aporten calor durante el proceso de elaboración de la masa. Con un utensilio específico, un pasapuré o con la ayuda de un tenedor vamos convirtiendo las patatas en puré.

La masa: Una vez hecho el puré, le añadimos sal al gusto y media cucharada de café de nuez moscada (esta cantidad depende de las preferencias de cada uno). Hacemos un “volcán” en el centro y añadimos dos yemas de huevo ya batidas. Comenzamos a mezclar y poco a poco vamos añadiendo harina mientras continuamos trabajando la masa.

La tabla o mesa donde trabajemos debe de estar siempre enharinada para facilitar el amasado. Continuamos trabajando la masa hasta que nos quede blanda, flexible, que sea fácil de trabajar y que no se nos pegue. Separamos una parte y vamos haciendo canutillos de un grosor aproximado de 1,5/2 cm. Espolvoreamos harina si es necesario.

Cortamos los canutillos en porciones de 1,5 / 2 cm, hasta tener terminada toda la masa inicial. Para darle forma definitiva a los ñoquis podemos usar un utensilio de madera específico o utilizar un tenedor: presionamos con el dedo de modo que resulte un pequeño hueco por dentro y unas estrías por la parte exterior.

Parece todo un reto conseguir este aspecto pero es algo sencillo. Aquí os dejo un vídeo explicativo de cómo hacerlo. Vamos repitiendo el proceso con todas las porciones de masa.

 

La salsa pomodoro: Picamos bien las hortalizas. Ponemos aceite de oliva en una sartén grande y en cuanto coja temperatura, añadimos la zanahoria, el ajo y las cebolletas, en este orden. Dejamos que se sofrían unos 10 min. a fuego medio e incorporamos el tomate natural pelado (hemos utilizado unos de lata que vienen perfectamente preparados para elaborar salsas). Añadimos el perejil y la albahaca bien picaditos -siempre es mejor disponer de estas hierbas en fresco- y dejamos cocinar unos 20 minutos.

El toque final: En una olla ponemos agua a hervir con sal al gusto. En el punto de ebullición vertemos los Gnocchis y removemos con cuidado para que no se peguen. En cuanto estén en la superficie ya están listos y los retiramos con una espumadera o colador.

Ahora los añadimos directamente en la sartén con la salsa, removemos y añadimos medio vaso de agua de cocción para conseguir que no se sequen. Dejamos 1-2 minutos que adquieran los sabores de la salsa y servimos todo bien calentito en la mesa. Un buen complemento es rayar por encima queso parmesano o cualquier otro que sea vuestro preferido.

 

Os mostramos un pase de fotos de Flickr del proceso completo:

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Hacer un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*