Mermelada de cerveza

IMG_2344

Una vez terminado el verano llegan momentos importantes a nuestras cocidas. Es tiempo de conservas caseras y mermeladas, aprovechando los buenos productos de temporada.

A nosotros nos pasa como a much@s de vosotr@s y nos lanzamos a experimentar con todo lo que podemos. Uno de los grandes descubrimientos de este año es la Mermelada de cerveza, un bocado delicioso, sencillo de elaborar y que luego disfrutaréis durante todo el año.

Para preparar este tipo de mermelada hay recetas que emplean espesantes químicos y otros productos, como el agar-agar o gelatina. En mi caso vamos a prescindir de ellos, y vamos a emplear manzana para conseguir la pectina, necesaria para conseguir la textura final de la mermelada.

La pectina es una sustancia natural, presente en muchas frutas, en mayor a menor cantidad. Las manzanas son perfectas, pero también podéis usar membrillos si os cuadra en temporada (de finales de septiembre hasta febrero). Para esta receta hemos escogido unas manzanas de la variedad Granny Smith, que son jugosas y con un toque ácido, para dar equilibrio al sabor final.

En teoría podéis usar cualquier cerveza para esta mermelada. La elección del tipo y/o variedad de cerveza va a influir luego en el color y sabor de la mermelada, por lo que os recomiendo no usar cervezas que tengan sabores muy fuertes o mucho contenido alcohólico.

En esta receta hemos usado una cerveza artesanal estilo belga, una Golden Ale con 7 grados de alcohol. Vamos entonces con la receta. Al final del post os explico los detalles de cómo conservarla en óptimas condiciones en casa.

Ingredientes:

400 gr. de manzana Granny Smith
200 ml. de agua (1 vaso)
150 ml. de cerveza artesana
300 gr. de azúcar
Zumo de 1 limón
Piel de 1/2 naranja
1 cucharadita de café de anís
2 gotas de esencia de vainilla

Para conservarla: Botes de cristal de cierre hermético

Dificultad: media
Tiempo: 25 min. + 24h reposo + 25 min. 

 

Preparación de la mermelada de cerveza:

La base de cerveza (día 1): Esta receta la comenzamos el día anterior. En un cazo grande (bien limpio) echamos la cerveza, el azúcar, el zumo de 1 limón, la piel de naranja (sin parte blanca), el anís y la esencia de vainilla. Mezclamos bien, llevamos a ebullición y luego cocinamos a fuego medio-bajo durante 20 minutos. Veremos cómo va espesando la mezcla poco a poco.

Retiramos del fuego, dejamos a temperar y luego dejamos reposar en el frigorífico durante 24h, tapado con un film transparente. Al día siguiente, lo sacamos de la nevera cuando vayamos a preparar la mermelada, para que vaya cogiendo temperatura. Retiramos la piel de naranja, que ya ha cumplido su papel de aportar sabor al jarabe de cerveza.

 

La pulpa de manzana (día 2):

Pelamos las manzanas, les retiramos el corazón y las cortamos en dados pequeños. En una cazuela echamos la manzana, el agua, y cocinamos a fuego medio durante 20 minutos.

manzana01

manzana02

La fruta se irá deshaciendo y el agua se evaporará poco a poco. Id vigilando la cazuela por si apura demasiado el fuego, y se os queme la manzana. Retiramos del fuego y trituramos con la batidora, hasta obtener una pulpa homogénea.

 

IMG_2256

A esta pulpa de manzana le añadimos el líquido de cerveza, mezclamos ligeramente y ponemos a calentar. Poco a poco se irá deshaciendo la pulpa e integrándose con el líquido. Cocinamos a fuego medio-bajo durante 20-25 minutos, hasta que tenga la textura que más nos guste, más o menos espesa.

 

IMG_2272

IMG_2268

 

Recordad que luego, cuando enfríe, irá  espesando y cogiendo “cuerpo”, adquiriendo la textura de mermelada que acostumbramos a ver y consumir. Obtenida la mermelada, retiramos del fuego y llenamos los botes que hayamos escogido. Deben de estar bien limpios, esterilizados y que las tapas cierren correctamente.

IMG_2274

IMG_2345

 

Conservación:

Una primera opción es rellenar los botes en caliente, los tapamos y les damos la vuelta. De esta manera se hará el vacío en su interior, y nos permitirá una buena conservación con un máximo recomendado de 6 meses.

La segunda es cerrar los botes, y ponerlos al Baño María durante 20-25 min. En abundante agua, que supere en 3-4 cm. la altura de los botes. Pasado el tiempo, dejadlos enfriar dentro del agua. Con este método se conservará al menos 1 año en perfecto estado.

De una u otra manera, guardad las mermeladas en un lugar fresco y seco, protegido de la luz directa y el calor. Una vez abiertos, conservad en la nevera.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

4 comentarios

  1. La mermelada debe ser deliciosa y habrá que hacerla para probar, pero me da una envidia cochina la rebanada de pan de esa foto….enhorabuena por el blog. Saludos.

     
  2. patricia

    soy muy amante de las mermeladas, sobre todo de naranja amarga. He hecho de tomate, zanahoria, frutos del bosque, moras, etc, pero esta la voy a hacer hoy mismo, os contare como me sale. bss

     
  3. Hola, con las cantidades de la receta, cuanta mermelada queda al final? Gracias!

     

Hacer un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*