Leche frita. Receta tradicional de Galicia

LecheFrita
LecheFritaOK
La leche frita es un postre tradicional que está presente en el recetario de muchas madres y abuelas de Galicia. En mi caso la he disfrutado a lo largo de los años y ahora creo que toca ponerse manos a la obra y seguir compartiendo esta receta tan especial.

Podríamos decir que en cada casa es diferente ya que cada cocinero/a le da su toque personal. El secreto de su éxito es su sencillez y el utilizar ingredientes presentes en nuestras despensas en cualquier momento del año.

Hoy os traigo la receta que prepara mi abuela Inés y mi madre Pilar. Y digo que es de las dos porque la hemos hecho en equipo, y cada una ha aportado su estilo personal en la elaboración.

Ingredientes:

1 litro de leche entera
2 huevos (tamaño M)
120 gr. de harina de trigo (6 cucharadas según la abuela)
120 gr. de azúcar (6 cucharadas según la abuela)
Aceite de girasol
Cáscara de limón
Sal
Rebozado: 3 huevos y 100 gr. de harina
Presentación: azúcar blanco

Dificultad: fácil
Tiempo: 20 min. + reposo + 10 min. 
Para 6/8 personas

Preparación de la receta

Aunque en la elaboración de la receta os llevará sobre 30 min, debéis de tener en cuenta que en medio del proceso, deberá reposar la “masa” de un día para otro. Por ejemplo, si la hacemos por la tarde, pues reposará hasta la mañana siguiente.

Comenzamos separando unos 400 ml. de leche en una taza y vamos añadiendo poco a poco la harina, al mismo tiempo que removemos con una varilla de repostería. Lo hacemos de manera que no nos queden grumos en la mezcla. Podéis usar también mitad harina de trigo (60 gr.) y mitad Maizena (60 gr.), de este modo espesará luego más rápido.

Batimos 2 huevos y los incorporamos a la mezcla anterior. Removemos bien con las varillas para que la mezcla quede perfectamente integrada y sin grumos.

 

Lavamos el limón y pelamos finamente la piel, procurando que no lleve la parte interior blanca, que dará amargor a la leche.

Ponemos el resto de la leche (600 ml.) a calentar en una cazuela y añadimos la piel de limón. Mi abuela le echa también una pizca de sal. En cuanto comience el primer hervor, bajamos a fuego medio y retiramos la cáscara de limón.

Ahora iremos incorporando a la cazuela la mezcla de los primeros pasos de la receta, poco a poco y removiendo sin parar al mismo tiempo con unas varillas.

Es importante no parar de remover en ningún momento ya que no queremos que se nos queme o pegue a la cazuela. Nos tiene que resultar una crema con textura espesa, como en la siguiente foto.

 

Toca ahora el turno del azúcar, que añadimos y removemos de nuevo continuadamente como en anteriores pasos. Sin parar de mezclar, pasados unos 2-3 minutos el azúcar estará perfectamente integrado.

Elegimos una fuente para verter el contenido de la cazuela, que sea bastante amplia ya que nos debe quedar un grosor/altura de unos 2 cm. de crema. Humedecemos la fuente con agua fría, la escurrimos y vertemos la mezcla de la cazuela en ella. Con ese truco del agua (de mi abuela) no se pegará la crema a la fuente.

 

Debe de enfriar lo suficiente para que esté bien consistente antes de rebozar y freír. Lo que os recomiendo es prepararla de un día para otro, para que esté en su punto óptimo.

Normalmente mi abuela la hace por la tarde y una vez que ha templado a temperatura ambiente, la deja en el frigorífico hasta la mañana siguiente. Por lo tanto, al menos 16-18 horas de reposo en frío.

Las porciones: con un cuchillo cortamos la crema fría en porciones cuadradas o rectangulares de unos 5-6 cm y las vamos reservando en un plato antes del rebozado.

 

El rebozado: vamos a rebozar las porciones en harina y huevo. En una sartén grande y amplia vertemos abundante aceite de girasol (mi abuela usa este porque el de oliva es fuerte y le aporta sabor al postre) y calentamos a fuego alto.

Batimos los 3 huevos restantes. Pasamos las porciones por harina, sacudimos un poquito para que no lleven demasiado, mojamos en el huevo y freímos en la sartén cuando el aceite esté bien caliente. Para comprobar la temperatura podéis echar un trocito de pan y cuando esté dorado nos ponemos en marcha.

Freímos con el aceite bastante caliente porque la intención es que nos quede “puntilla” en el rebozado, algo característico de la leche frita de mi madre y de mi abuela. Un minuto por cada lado es suficiente para que esté doradita y lista. Retiráis las porciones y reserváis en una fuente con papel absorbente de cocina, para que escurra bien el aceite.

Os dejo un vídeo explicativo del proceso de rebozado:

 

Escogemos una bonita fuente (o un plato) donde presentaremos la leche frita en la mesa. Espolvoreamos la base con azúcar blanco, colocamos las porciones y volvemos a echarles azúcar por la parte superior.

Una vez templada podríamos consumirla pero en nuestro caso la dejamos en el frigorífico hasta la hora de comer/cenar, un par de horas por lo menos. Esto va en el gusto de cada uno. Otra opción es echar también un poco de canela por encima además del azúcar.

LecheFrita
LecheFrita06

Antes de preparar la receta echad un vistazo a este “paso a paso” en fotos donde podéis ver el todo el proceso de elaboración detallado:

 

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

13 comentarios

  1. No se que me parece más delicioso, si la receta, o las manos de tu abuela colaborando en ella…

     
  2. Me encanta la leche frita y si es con la supervisión de la abuela más aún…en mi casa siempre se le echa una pizquita de sal a todos los dulces…. Herencia de mi abuela también

     
  3. Magnífica receta de las que no hay que perder. Lo tradicional está en nuestros recuerdos y en nuestro futuro. un saludo

     
  4. Ni mata ni engorda

    Hay muchas recetas diferentes de Leche frita pero esta me gusta (además de que sea de mi abuela) en lo sencilla que es y lo rica que está después. Mi abuela Inés le suele echar una pizca de sal a todos los postres, y le salen todos bien… será ese el secreto? 😉

     
  5. Ummmm, acabo de llegar a casa y me muero por algo dulce y veo esto!!!! Uno de mis preferidos con abuela o sin ella. Estupenda!!!!
    Muacs dulces

     
  6. Me parece una receta ideal, lo tiene todo, tradición y sencillez, te copio la receta y en breve la probaré, porque me encanta la leche frita.

     
  7. qué buena pinta que tiene, me animaré a hacerlo, el otro día hice esta otra receta y quedó muy rica

     
  8. que rica receta

     
  9. jose antonio espejo

    ME LLAMO JOSE Y SOY DE SEVILLA SABES ME ENCANTA LA LECHE FRITA MAS COMERLA QUE HACERLA Y HOY LA HICE POR PRIMERA VEZ Y TENGO QUE DECIRTE QUE AL MENOS LA MEZCLA ME SALIO DE MIEDO ESPERO QUE MAÑANA SE ME TERMINE DE HACER Y COMO ME SALGA BIEN SERA UN DIEZ PA´MI MENDA LERENDA
    SALUDE A SU ABUELA DE MI PARTE Y DIGALE SI TIENE LA RECETA DE LAS POLEA PUES ESE POSTRE ME LO HACIA MI ABUELA PERO NO RECUERDO COMO DE HACE
    GRACIAS POR TODO

     
  10. ricardo

    No se me ha espesado lo suficiente la crema para freirla cómodamente. No entiendo. He respetado las cantidades. Me gustaria tener una solucion. Gracias

     
    • Ni mata ni engorda

      Hola Ricardo. Puede que no haya espesado bien la crema mientras la cocinabas, debe de tener una textura de crema espesa antes de retirarla. También puedes utilizar harina de maíz (Maizena o similar) para espesar mejor: mitad harina de trigo (60 gr.) y mitad Maizena (60 gr.).

       
  11. Deliciosa receta, felicitaciones! Ya tengo postre para el fin de semana 🙂
    Saludos!

     
  12. sandra

    Seguro que está riquísima! La verdad que este postre es una delicia. Te dejo mi versión por si quieres echarle un vistazo 😉
    https://justfoodlovers.wordpress.com/2016/03/14/leche-frita-de-cacao/

     

Hacer un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*