Lasaña de lacón con grelos

Con el frío del invierno en Galicia, llegan las comidas contundentes para reconfortar el cuerpo. Además del Cocido, otro de los platos estrella de estas fechas es el Lacón con grelos.

Hoy os aportamos una manera diferente de degustarlo, fusionando las cocinas tradicionales gallega e italiana, a partir de las sobras de un Lacón con grelos, de un buen cocido o simplemente utilizando los ingredientes principales.

Esta elaboración es una estupenda opción para los que vean la receta tradicional como una comida demasiado pesada o para conseguir que los más peques de la casa sean algo más vegetarianos. Una lasaña siempre apetece y más aún si va acompañada de estos productos caseros y de calidad.

Para esta lasaña hemos aprovechado los ingredientes principales de las sobras de un Cocido Gallego preparado por mi abuela Inés. De otra manera hoy en día podéis conseguir lacón cocido y grelos al natural perfectamente envasados en cualquier supermercado.

Ingredientes:
500gr de lacón cocido
500gr de grelos
1 tomate grande
1 cebolla mediana
1 bote de tomate triturado natural
1 paquete de placas de lasaña precocidas
1 litro de caldo de cocido (o caldo de carne)
50 gr de queso rallado para gratinar
Una cucharada sopera de mantequilla
100 gr de harina de trigo
200 ml de nata líquida para cocinar
Aceite de oliva virgen extra
Sal

Para 4 personas
Dificultad: Fácil
Tiempo: 1 hora

Preparación de la lasaña

Lo primero que debemos hacer es poner el caldo a calentar a fuego vivo. En cuanto comience a hervir, lo vertemos en un recipiente -preferiblemente plano- y sumergimos en él las placas de lasaña durante 20 minutos, que se hidratarán y absorberán el intenso sabor del caldo. Dependiendo de la fuente de horno a utilizar posteriormente, usaremos más o menos placas. En nuestro caso hemos utilizado 10 placas.

 

Picamos la cebolla y el tomate (previamente pelado) en pequeños dados, y los ponemos a pochar en una sartén con aceite de oliva a fuego medio.

Transcurridos unos 10 minutos, incorporamos ahora el lacón cocido troceado y los grelos bien picados, procurando escurrirlos bien ya que es una verdura con mucho aporte de agua. Los grelos tienen cierto sabor amargo por lo que se pueden escaldar durante 5 minutos en agua hirviendo si se quieren suavizar.

 

Mezclamos bien los ingredientes, salamos al gusto y dejamos que se sofríen durante 5 minutos (fuego medio). En ese punto, vertemos el bote de tomate triturado, añadimos medio vaso de caldo y seguimos cocinando otros 10 minutos, removiendo en círculo de vez en cuando para que se amalgamen bien todos los ingredientes.

Aprovechando que tenemos un buen caldo, sustituiremos la tradicional bechamel por una Velouté: una salsa de origen francés, que se hace con un caldo “claro” en vez de leche.

Preparación salsa velouté: vertemos la mantequilla en una sartén a fuego medio-alto y dejamos que se funda completamente, añadimos la harina y removemos sin pausa para que se vayan mezclando. Una vez lo hayan hecho, incorporamos la nata y seguimos removiendo. Colamos el caldo para que no vayan trazas de pasta y lo incorporamos a la sartén.

Es importante remover en círculo en todo momento, y poco a poco vamos consiguiendo que nuestra salsa adquiere una textura parecida a la bechamel. Si vemos que quedan grumos bastará simplemente con deshacerlos con la ayuda de un tenedor.

 

Una vez elaborados todos los componentes, procedemos al “montaje” de la lasaña. Comenzamos vertiendo una fina capa de velouté en el fondo de la fuente para lograr que no se pegue la pasta a la base.

Colocamos una capa de placas, luego una de sofrito y cubrimos con una de velouté. Repetimos: una capa de sofrito y una de velouté. Dependiendo de nuestra fuente podremos hacer más o menos capas.

 

Sobre la capa final esparcimos uniformemente el queso rallado para gratinar/fundir. Hay gran variedad en el mercado, incluso con mezcla de varios tipos de queso.

Introducimos la fuente en el horno durante 20 minutos a 200ºC y en los últimos 5 minutos activamos a mayores la opción de “Grill o gratinado”, para conseguir que el queso se dore y se funda por completo con la salsa.

La servimos calentita en la mesa, recién salida del horno y a chuparse los dedos.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

2 comentarios

  1. Es una buena idea y jamas se me hubiera ocurrido, si lo he hecho en croquetas con sobras de lacon y grelos y son una delicia, se francés y tengo 3 años en la escuela de idiomas, no sabia lo de la salsa velouté, yo la hago muy a menudo, sin leche por supuesto . La proxima semana hago un lacón, aqui en Palma ,no se consigue facilmente pero hay mucho gallego y mucho ferrolano, al dia siguiente haré vuestra lasaña y os cuento. Seguro que será un exito

     
    • Ni mata ni engorda

      Gracias por tu aporte. La salsa “velouté” se hace con un caldo o fumet ligado con un “roux”: mezcla de harina y mantequilla. En nuestro caso le hemos añadido nata líquida pero también podrías echarle 100 ml de leche, el objetivo es obtener que sea más cremosa y se asemeja a una bechamel, consiguiendo así que se peguen las capas entre sí.

       

Hacer un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*