Guiso de ternera con patatas. Receta tradicional.

IMG_0629

Este guiso tan casero y tradicional seguro que os suena a muchos de vosotr@s. Es un plato que está presente en la mayoría de los menús de casa, ya que es una receta sencilla y cargada de “fundamento”.

En mi caso, me ha acompañado durante toda la vida, cocinado por mi madre o mis abuelas. Recuerdo cuando llegábamos a casa tras la salida del colegio, y ya olía en el rellano a guiso de carne. Era ya un momento de felicidad imborrable, mismo antes de disfrutarlo.

Sin más historias, comparto con vosotr@s la receta familiar de este Guiso de ternera y patatas.

Un punto importante es la elección de la carne, que debe de ser de buena calidad. Es el ingrediente principal y no debéis de escatimar, además hoy en día hay una buena calidad/precio en cualquier carnicería. Elegiremos un corte con carne jugosa y tierna, como la Falda (en esta receta), el Morcillo, el Ossobuco o la Llana.

Cuando hablamos de guiso de carne, nos referimos a una elaboración donde primero la salteamos y luego la guisamos lentamente, acompañada de una guarnición al gusto. Cocinaremos con la cazuela sin tapar, para que la salsa vaya reduciendo y espesando adecuadamente.

Ingredientes:

800 gr. de carne, falda de ternera
1 Kg. de patatas
1 cebolla mediana
2 zanahorias grandes
2 dientes de ajo
3/4 vaso vino blanco
2 cucharadas de harina
750 ml. de agua
1 sobre hebras de azafrán (o colorante alimenticio)
Aceite de oliva virgen extra
Perejil fresco
Sal y pimienta negra

Para 4 personas
Dificultad: fácil
Tiempo: 90 minutos

 

Preparación de la receta:

Le pedimos al carnicer@ que nos pique la carne para guisar, en pequeños trozos de similar tamaño. Picamos bien fino el perejil fresco, el ajo. Aderezamos la carne con ellos y salpimentamos al gusto.

Pasamos por harina la carne y la salteamos a fuego fuerte, en una cazuela con un poco de aceite de oliva. Marcamos la carne para que luego quede jugosa y tierna por dentro. Reservamos.

Lavamos y pelamos las patatas y las zanahorias. Cortamos la zanahoria en rodajas y la cebolla en juliana. En el mismo aceite, sofreímos las hortalizas, 10 min. a fuego medio. Salamos al gusto.

“Escachamos” (cortamos hasta la mitad y luego arrancamos el trozo de patata) las patatas en trozos, añadimos y removemos. Que no sean demasiado pequeños, si no se desharán durante la cocción.

Cocinamos 3-4 min. para que vayan integrándose los sabores. Incorporamos ahora la carne, junto al jugo que pueda haber soltado. Añadimos el azafrán (o colorante alimenticio) y mezclamos con la salsa, para que coja color. Vertemos el vino y dejamos reducir a fuego medio otros 10 minutos.

Añadimos ahora unos 750 ml. (3 vasos) de agua, que cubra por completo todos los ingredientes. Bajamos a fuego medio/bajo y cocinamos 45-50 minutos, hasta que la carne esté tierna. Comprobad de vez en cuando la cazuela, para que no se quede sin líquido y pueda quemarse el guiso. Cuando resten 10 minutos, probamos de sal, y rectificamos si es necesario.

IMG_0632

Servimos bien caliente en la mesa, acompañado de un buen pan, para rechupetear en la salsa. Un plato que nos trae muchos recuerdos y que nunca falla, no hay quién se resista.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Un comentario

  1. liliana

    Me parece una receta fácil de hacer y una vez teminada especial su sabor. Voy a probar hacerla, seguro que nos encantará.

     

Hacer un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*