Fettuccine con crema de boletus y queso mascarpone

Fettuccine en italiano significa literalmente ‘pequeñas cintas’ y es una variedad de pasta que tiene cierta similitud con los tallarines. Podemos encontrarlos en formato “seco” (en italiano: asciutti), aunque los de más calidad se suelen vender frescos, recién hechos y perfectamente envasados para que conserven sus cualidades. Para esta receta hemos elegido unos fettuccine de espinaca pasta seca en nidos.

Para acompañarlos elaboraremos una crema con Mascarpone: es un queso muy cremoso y nos aportará una textura parecida a la de la nata; unido a uno de los reyes del bosque en Otoño: el Boletus.

Aunque no estemos en temporada para su recogida, podéis encontrarlos deshidratados o envasados en cualquier supermercado o tienda especializada. Los hemos escogido por su extraordinario sabor y textura, lo que dará como resultado una crema suave y exquisita.

Ingredientes:
500 gr Fettuccine de espinaca
250 gr queso Mascarpone
500 gr de boletus
Un diente de ajo
Vino blanco
Aceite de oliva virgen extra
Sal

Para 4 personas
Dificultad: Fácil
Tiempo: 30 min.

Preparación de la receta

En el caso de que como nosotros tengáis los Boletus frescos, lo primero es limpiarlos con un paño o pincel para quitarles la tierra o suciedad. No los lavéis porque con ello perderían buena parte de sus cualidades. Les retiramos con delicadeza la espuma que llevan debajo del sombrero y recortamos las partes “feas” que observemos. Nos quedamos con la carne blanca tanto del pie como del sombrero.

Los cortamos en dados, no muy pequeños porque luego merman al cocinarlos, y en el caso de comprarlos envasados ya suelen venir en las porciones adecuadas. En una sartén vertemos un chorro de aceite de oliva virgen extra y el diente de ajo bien picado, a fuego medio. Cuando comience a “bailar” el ajo (se mueve sobre el aceite), añadimos los boletus, sal al gusto y dejamos que se rehogen durante unos 10 minutos, moviéndolos suavemente de vez en cuando con un utensilio de madera para que se vayan haciendo uniformemente.

En este punto incorporamos el vino blanco, que insisto siempre, no escatiméis y utilizad un buen vino, preferiblemente el que vayáis a consumir en la comida. Dejamos que se cocinen unos 3-4 minutos más para que se evapore el alcohol del vino.

 

Incorporamos el queso mascarpone a la sartén y removemos de modo que se vaya fundiendo y se mezcle con los boletus. Cuando esté perfectamente disuelto, dejamos unos 5 minutos a fuego medio para que se vaya ligando nuestra crema. Es importante no dejar de vigilarla, para evitar que se nos pegue a la sartén.

 

En una cazuela ponemos agua a hervir (un litro por cada 100gr de pasta) y cuando vemos los primeros borbotones incorporamos los fettuccine y añadimos sal (aproximadamente unos 15 gr por litro de agua).

Es recomendable seguir los tiempos de cocción que nos recomienda el fabricante, que suelen ser unos 5-6 minutos y en ese punto estará “al dente”.

Un truco que utilizo yo es que antes de retirar la pasta, añado un vaso de agua fría, dejo reposar un par de minutos y posteriormente la paso por un colador. Para el emplatado, colocamos una ración de pasta y añadimos crema de boletus y mascarpone por encima.

Como toque personal, podéis añadirle un toque de albahaca picada u otra hierba aromática que os guste especialmente. Si no tenéis acceso a comprar Boletus, perfectamente podéis sustituirlos por champiñones frescos u otra variedad de seta, aunque es recomendable que sea una que aporte su buen sabor al plato.

Paso a paso fotográfico de la elaboración de la receta:

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

3 comentarios

  1. Moi apetitoso, queixo e boletus. Amén Xesus.
    Noraboa pola páxina, gústame a estética e sibre todo o que vai dentro.
    Se che gusta cociñas con setas, permíeme que che aconselle unha páxina de unha boa amiga: Cocinando con setas.
    Un saúdo.

     
  2. Qué pinta más buena…. La pasta “pega” prácticamente con casi todo, pero a mí me gusta especialmente con unas buenas setas y una base cremosa, como en esta receta. Magnífica idea 🙂

     
  3. Madre mía Rubén….menudo platazo. Este año me han invitado a ir a bucar boletus, aunque creo que no son los más faciles de encontrar por aquí…y para comprarlos están un poco caros. Si los consigo igual me animo a hacer algo así…si es que puedo resistir la tentación de comerlos así salteados a pelo.

     

Hacer un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*