Conejo con ciruelas y cuscús de verduras

Una receta que nos llega desde la zona mediterránea, con claras influencias de la cocina árabe, de donde es originario el cuscús o “couscous” y es frecuente el empleo de frutas pasificadas.

Estamos ante una armonía de sabores, la sabrosa carne del conejo,  el toque dulce de las ciruelas y el cuscús acompañado de unas verduras. Uno de los platos más sabrosos que hemos probado desde hace tiempo y que queremos compartir con vosotros/as.

Ingredientes:

1 conejo de 1,5 Kg.
200 gr. de ciruelas pasas
350 gr. cuscús
3 zanahorias grandes
6 cebollitas
1 pimiento verde
1 cebolla grande
2 dientes de ajo
Vino tinto
Té verde a la menta
Sal, Pimienta, Perejil, Tomillo
Aceite de oliva virgen extra

Para 6 personas
Dificultad: fácil
Tiempo:  1 h 15 min.

 

Preparación de la receta

El conejo es una carne sabrosa, barata, con poca grasa, fácil de cocinar y disponible todo el año en los mercados. El que utilizamos para esta receta, de 1,5 Kg, es suficiente para 6 personas y nos ha costado sobre 6 euros. Pedidle al carnicero que os lo corte en porciones para guisar, y que también os de el hígado. Si sois ya expertos lo cortaréis vosotros/as mismos en casa.

Las ciruelas pasas las encontraréis con y sin hueso. Si optáis por las primeras acordaos de deshuesarlas antes de utilizarlas en la receta. Nosotros hemos comprado un envase de 200 gr. de ciruelas ya deshuesadas, para no complicarnos.

El cuscús (couscous) es un plato tradicional del Magreb, sobre todo en Marruecos y Argelia, hecho a partir de pequeños granos de sémola de trigo. En árabe significa “la comida”, estando presente casi a diario en los menús, acompañando verduras, carnes, pescados, ahumados, etc.

Las cebollas tendrán que ser de tamaño pequeño (como en la foto del emplatado). Yo las consigo sin problema en el ultramarinos del barrio, pero si no podéis, otra opción es utilizar las “cebollitas francesas” que encontraréis fácilmente en cualquier super.

 

Comenzamos con la receta 1 hora antes de ponernos a cocinar ya que vamos a aderezar la carne de conejo. Picamos bien el ajo, el perejil, añadimos en un bol junto con el tomillo (mejor si es fresco) y un chorro de vino tinto, juntando todo y aderezando la carne con esta mezcla. Dejamos macerar 60 minutos.

Mientras vamos preparando un caldo de verduras. Pelamos las cebollitas. Lavamos, limpiamos, y cortamos en tacos grandes (del alto aprox. de las cebollas) las zanahorias.

En una olla calentamos 2 litros de agua, y en cuanto comience a hervir, bajamos a fuego medio, añadimos las verduras, salamos al gusto y dejamos que se cocinen con la olla tapada 20 minutos. Pasado el tiempo, las retiramos y reservamos. El caldo lo utilizaremos más tarde en la receta.

Una vez macerada la carne, la salpimentamos al gusto y la doramos (vuelta y vuelta) en una cazuela grande y plana, con abundante aceite. Retiramos el conejo y reservamos. Picamos la cebolla y el pimiento en “brunoise” (dados pequeños) y pochamos en el mismo aceite durante 10 minutos.

 

Para la cantidad de ciruelas que tenemos, preparamos un par de vasos de “Té verde a la menta”, para seguir con los toques árabes del plato, e infusionamos en él las ciruelas pasas. Decir que este es un truco del gran Martín Berasategui.

En otra sartén, con un chorrito de aceite, cocinamos ligeramente el hígado del conejo, lo picamos en pequeños dados y lo añadimos a la cazuela. Dejamos un par de minutos (a fuego medio) para que vaya transmitiendo su sabor y ablandándose.

 

En este momento añadimos medio vaso de vino tinto, ponemos a fuego fuerte y dejamos que se evapore el alcohol. Con una batidora (o un pasapurés) trituramos y obtenemos una salsa espesa, con todos los ingredientes integrados y de un color oscuro.

Añadimos el conejo a la cazuela, vertemos dos vasos de caldo de verduras (400 ml.) y cocinamos a fuego bajo durante 45 minutos. Cuando resten 10 min. de preparación, incorporamos a nuestra cazuela las ciruelas, las zanahorias y las cebollitas.

 

Cuando el conejo esté listo, retiramos del fuego y vamos con la guarnición del plato.

El cuscús: vamos a prepararlo de una manera muy sencilla. Calentamos 350 ml. de caldo de verdura, y cuando comiencen los primeros borbotones retiramos del fuego. Colocamos el cuscús en un bol/fuente honda y vertemos ese caldo sobre él. Dejamos que se hidrate unos 4-5 minutos y comprobaremos como se hincha con el caldo.

Lo ponemos ahora a calentar durante un par de minutos, removiendo con un tenedor o cuchara para ir separando bien los granos. El cuscús seguirá absorbiendo agua hasta alcanzar el doble de su tamaño. Dependiendo del fabricante, los tiempos pueden variar ligeramente, por lo que es recomendable leer bien el envase/paquete.

 

Servimos caliente en la mesa. Emplatamos con un poco de cuscús y una hoja de menta fresca (si disponéis de ella), el conejo, las verduras y las ciruelas, regando con un poco de salsa del guiso. Una fantástica sinfonía de sabores que os aseguro no os defraudará, a mí me ha entusiasmado y haré de esta receta un fijo en mis menús.

Para que veáis el paso a paso más detallado os dejo este pase de fotos de Flickr:

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Un comentario

  1. Muy buen informe y muy buena explicación del paso a paso. Me gusta mucho cocinar. Les dejo la página de Annurtv donde pueden encontrar ricas recetas árabes y sabores de medio oriente

     

Hacer un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*