Cazuela de rape y langostinos con crema de almendras

El rape es uno de los pescados con más presencia en estas fechas en las pescaderías, pues su temporada de pesca en las zonas del Atlántico más próximas a Galicia se centra en los meses de abril y mayo, aunque puede encontrarse en los mercados durante todo el año.

Para esta receta hemos utilizado las  tarteras de barro típicas de la cocina tradicional gallega, perfectas para la elaboración de este plato en el horno.

En esta sencilla receta hemos empleado el rape, también conocido como “pez sapo” y también llamado “pixín” en Asturias. Tiene la ventaja de no tener prácticamente espinas, de ahí viene su gran versatilidad en la cocina. Para apreciar al máximo su sabor y textura lo cocinaremos lo justo, acompañándolo de langostinos frescos y una suave crema de almendras, un toque de la cocina mediterránea heredada de los países árabes.

Para 4 personas hemos pedido al pescadero/a dos colas de rape (la parte de más calidad de este pescado) de unos 600-700 gr. cada una, que hemos limpiado en casa. Si queréis evitaros el trabajo podéis pedirle que os retire la piel, que separe los lomos y os reserve la espina central, que también usaremos en la elaboración. De cada cola limpia obtendremos dos raciones, cuatro en total.

Ingredientes:

Dos colas de rape (600 gr. unidad)
500 gr. Langostinos frescos
200 ml nata líquida para cocinar
50 gr. almendras crudas y peladas
Vino blanco (variedad albariño)
Aceite de oliva virgen extra
Harina de trigo
Sal

Para 4 personas
Dificultad: fácil
Tiempo: 30 min.

 

Preparación de la receta

Si optamos por preparar las colas de rape en casa, comenzamos por retirarles la piel, cortamos las aletas de cada lado y luego separamos los lomos de la espina central. Obtendremos dos mitades o lomos, que cortamos en dos para facilitarnos su manejo. Reservamos la espina para utilizarla más tarde.

Sobre una cazuela pequeña separamos las cabezas y las colas de los langostinos, procurando que caigan en el interior todos los jugos que se desprenden en este proceso. Las ponemos a fuego fuerte junto con la espina central del pescado, y vamos removiendo con una cuchara de madera para que vayan soltando “sustancia”.

Cuando vemos que se ponen de color rojizo, añadimos un buen chorro de vino blanco y seguimos cocinando para que se evapore el alcohol. En nuestro caso hemos utilizado un vino blanco variedad albariño, de la D.O. Rías Baixas, con toques afrutados y florales. Tras un par de minutos, colamos el líquido resultante a un cazo donde haremos más tarde la crema de almendras.

El rape: pasamos ligeramente los trozos de rape por harina de trigo y marcamos en una sartén a fuego alto por ambos lados con un poco de aceite de oliva. En cuanto empiecen a coger un color doradito los retiramos. El aceite con el jugo del rape lo añadimos al cazo con el caldo de los langostinos.

Las almendras: las rompemos en mitades, las colocamos en una sartén a fuego medio durante 4-5 min., removiéndolas de vez en cuando, hasta que adquieran un color dorado. Es importante retirarlas en ese momento para que no se nos pasen, con lo que luego tendrían un sabor demasiado fuerte. Las colocamos dentro de un paño limpio y las machacamos con un rodillo o martillo de madera, de modo que nos quede algún “tropezón”.

La crema: vertemos la nata líquida en el cazo con el caldo de marisco, añadimos las almendras picadas y cocinamos a fuego medio durante 5 minutos, para que vaya espesando un poco y adquiriendo los sabores de  las almendras.

Precalentamos el horno con “calor total” durante 10 min a 180º. En una cazuela/tartera de barro (si no tenéis, una fuente de horno alta) colocamos el rape, los langostinos y cubrimos con la crema de almendras.

Horneamos 10 min. a 180º y el plato estará listo para degustar. Con este tiempo llega para que se haga el pescado y esté en su punto óptimo, para aprovechar al máximo su sabor.

 

Esta elaboración podéis hacerla con otro pescado blanco similar al rape, como la merluza, la lubina, el rodaballo, teniendo en cuenta el tiempo de horneado según el tamaño de las piezas. También podéis acompañarlo de patatas finas en “panadera” previamente semi-fritas, o con arroz como guarnición aparte.

Para que veáis el paso a paso más detallado os dejo este pase de fotos de Flickr:

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Un comentario

  1. Si salgo ahora mismo del trabajo me da tiempo a llegar ahí para comer. Prepárame una buena ración que voy salivando….

    Anda que ya te vale.
    A pendientes-salato de cabeza.

    Bicos mil.

     

Hacer un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*